¡Que aprovechen las risas!

La humorista Eva Cabezas está dispuesta a deleitar al público madrileño en el teatro Infanta Isabel con Curvy, un monólogo crítico con la moda y sus medidas, los estereotipos y con la tiranía de las tallas.

Sobre la relación entre la divulgación de los modelos estéticos en los medios de comunicación y el aumento de la insatisfacción corporal en las mujeres se han realizado numerosas investigaciones pero, para dotar de humor a un tema tan serio, también existe una mujer dispuesta a saltarse todos los estereotipos con el objetivo de hacernos reír con un estilo directo y desenfadado.

¿Cómo es el cuerpo perfecto? Son muchas las personas que tienen pensamientos negativos acerca de su cuerpo o incluso se obsesionan por alcanzar ese cuerpo ideal que nos enseña la moda y los medios de comunicación día tras día, lo que genera malestar e infelicidad puesto que esas expectativas son difíciles de alcanzar; pero Eva Cabezas tira todo por la borda de una manera admirable, se conoce y acepta quien es para reírse de sí misma delante de todos nosotros demostrando inteligencia, equilibrio y ganas de pasarlo bien.

Los espectadores también son una parte activa del espectáculo, la humorista rompe de manera constante la cuarta pared e interactúa con un público completamente entregado, lo que se traduce en originalidad y frescura para Curvy, un divertido espectáculo en el que incluye algún texto anterior pero también mucha espontaneidad. Y hasta aquí puedo contar sobre el contenido porque es mejor ir lo más virgen posible y dejarse sorprender durante los 70 minutos que dura, ¡y qué rápido se pasan!

La escenografía de Curvy se resume a un escenario negro con una pantalla gigante sobre la que se proyectarán algunos vídeos que acompañan al discurso humorístico, un taburete y un micrófono. ¡No hace falta nada más!Por su parte, la iluminación acompaña los movimientos escénicos de Eva y se adentra en el espectáculo para dar más luz a los pequeños detalles. El sonido también pone su granito de arena con el desarrollo de la función y refuerza aún más el impacto de las divertidas ocurrencias de la humorista.

En definitiva, Curvy es un espectáculo para divertirse y reinventar la corporalidad femenina, de tal manera que se ajuste lo máximo posible a la realidad. Y por si fuera poco, al final del show puedes hacerte fotos con Eva.

Crítica realizada por Patricia Moreno